miércoles, 19 de septiembre de 2018


  LA SIERRA, LA TOSCANA DE CUEVAS DE VELASCO 



Una tarde de verano en la que el calor sofocante da una tregua, el caminante se dirige a La Sierra, ese paraje de Cuevas de Velasco situado en los límites con el término de La Ventosa. 

El mobiliario de este lugar es bien sencillo: unos campos de girasol, unos rastrojos, algunas encinas y la bóveda azul surcada por nubes de formas caprichosas, y, sin embargo, el conjunto es un paisaje encantador que recuerda, sin duda, a esas espectaculares panorámicas de La Toscana que nos venden en las revistas de viajes. 

Disfrutad de estas imágenes que tenemos tan a mano. 













sábado, 1 de septiembre de 2018

                 HOMENAJE A LOS MAYORES 2018 


El viernes, 31 de agosto, tuvo lugar un acto de homenaje a los mayores en la plaza de Cuevas de Velasco. La idea había surgido en la Asamblea de la Asociación de Vecinos celebrada recientemente. 

Para la ocasión se había dispuesto una mesa a la que se sentaron más de medio centenar de personas mayores de 65 años, que disfrutaron de una merienda ofrecida por la Asociación. 



El ágape estuvo realzado por la música de un equipo y por las imágenes retrospectivas que se proyectaron en una pantalla. 

Se pronunciaron unas palabras para honrar a la gente mayor y durante el acto se entregó una placa a Antonio Ballesteros Collado por su continua e incansable tarea en favor de la preservación de la cultura y las tradiciones del pueblo. 



Después continuó la fiesta hasta que la gente se fue recogiendo. 

La impresión de este acto ha sido muy positiva y el sentir general es que fue una buena iniciativa, que, con pequeñas modificaciones, habrá que reeditar en años sucesivos.




viernes, 17 de agosto de 2018

CENA DE SOBAQUILLO Y ACTUACIÓN MUSICAL 2018 


El pasado sábado, 11 de agosto tuvo lugar en Cuevas de Velasco la “Cena de Sobaquillo” que consiste en una banquete compartido en la plaza al que cada familia y cada casa lleva sus guisos y todo el mundo tiene derecho a degustarlos. 

Esta fórmula se ha establecido ya como uno de los acontecimientos festivos más populares del verano en Cuevas. 



Se disponen las mesa en U de manera que las personas de más edad se sientan, mientras muchos de los jóvenes, y no tan jóvenes, se mueven por el interior de ese espacio degustan los diversos manjares preparados para la ocasión. 

Se ofrecen platos tradicionales locales, pero también muchas personas aportan guisos de la tierra donde residen. Igualmente, cada año hay más comidas adaptadas al gusto de los jóvenes. 



El resultado de todo esto es una cena de convivencia y confraternización entre los residentes, los emigrantes que pasan aquí sus vacaciones y todas aquellas personas que se acercan al pueblo a propósito para este evento. 

En la presente edición de la Cena de Sobaquillo hemos sido testigos de una magnífico ambiente y una excelente organización. 

Terminada la cena, un grupo musical amenizó la velada hasta altas horas. Se trata del grupo Rosillo & Cía quienes, patrocinados por la Excma Diputación a través del programa Talía ofrecieron un recital homenaje al gran cantautor de la tierra, José Luis Perales, y al inefable Joan Manuel Serrat. 



Sorprendió a los más de dos centenares de espectadores la magnífica interpretación de una veintena de temas clásicos. Tanto el intérprete,Jesús Rosillo, guitarra y voz, con un timbre potente y elegante, como el músico, Félix Moya, como el músico, un auténtico maestro al teclado, consiguieron llevar al respetable, entregado desde el principio, a un viaje musical por lo mejor de las canciones de Perales y Serrat de los últimos treinta años. 



Fue una velada magnífica, sin duda. Ojalá se repitan actuaciones de esta categoría. 

No nos cansaremos de agradecer a los organizadores del evento sus desvelos y sus esfuerzos absolutamente desinteresados, sin los cuales estos eventos no tendrían lugar. Gracias.

jueves, 2 de agosto de 2018


     EL DICCIONARIO DE CUEVAS, YA A LA VENTA




El pasado sábado, 28 de julio, tuvo lugar en los locales de las antiguas escuelas de Cuevas de Velasco la presentación del Diccionario de Cuevas de Velasco, del cual es autor quien escribe este blog.



El acto, que estuvo muy concurrido, fue presentado por Esther Francés quien realizó una demostración práctica de la importancia del vocabulario autóctono local en el habla del pueblo. El autor también pronunció unas palabras insistiendo en que los términos peculiares del modo de hablar de un pueblo son un tesoro que hay que rescatar del olvido. 



Finalmente se procedió a la firma de ejemplares. 

SE RECUERDA QUE EL LIBRO SE VENDERÁ EN EL PUEBLO HASTA LA FIESTA DEL CRISTO 2018 


LOS BENEFICIOS DE LA VENTA DEL “DICCIONARIO DE CUEVAS DE VELASCO” SERÁN DONADOS A LA IGLESIA PARA OBRAS DE RESTAURACIÓN. 

GRACIAS A TODAS LAS PERSONAS QUE ASISTIERON AL ACTO Y ESTÁN ADQUIRIENDO LOS LIBROS. MUCHAS GRACIAS.







martes, 31 de julio de 2018

                       FIESTA DEL VERANO 2018




El sábado, 28 de julio, se celebró en la plaza de Cuevas de Velasco la llamada Fiesta del Verano con gran asistencia de público a la cena ofrecida por el catering El Rento.
El menú fue espléndido (exquisito, pero creemos que excesivo). Los comensales, en número cercano a los 240, llenaron la plaza con la idea de pasar una velada divertida, y así creemos que fue.




Después de la cena, amenizó el baile la orquestina de Pedro Izquierdo, que interpretó casi hasta el amanecer, piezas bailables para todos los gustos.


Fue un auténtico éxito que exigirá ir haciendo previsiones para años sucesivos, pues cada edición crece el número de participantes en este evento veraniego.





Es obligado y justo dar las gracias a los organizadores, a todos, pero especialmente a Nines y Ana quienes fueron las que más se ocuparon de cobrar, distribuir comensales y llevar las conversaciones con el restaurante.

viernes, 20 de julio de 2018

  DICCIONARIO DE CUEVAS DE VELASCO 


El sábado, 28 de julio, a la 19:30 h, tendrá lugar en los salones de las escuelas la PRESENTACIÓN del DICCIONARIO DE CUEVAS DE VELASCO. 



El diccionario de Cuevas de Velasco es un estudio sobre el habla del pueblo de Cuevas. Desde hace unos 20 años he ido recogiendo palabras antiguas propias de la villa y de la comarca, muchas de ellas con vigencia todavía. 

He desechado muchos términos que, aún siendo típicos en la zona, están recogidos y perfectamente explicados en el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española). También he desistido de incluir palabras muy viejas, ya en desuso desde hace décadas. Así que el resultado es un conjunto formado por más de 1600 palabras y expresiones propias de nuestro pueblo. 

Cada palabra tiene su definición y un ejemplo vivo de uso en el habla local, además de un pequeño estudio etimológico: 


MELENCHA. 1. f. Melena, flequillo. Guedeja de cabello que pende sobre la frente. 

A Emilio le han cortado el pelo al cero, pero le han dejado la melencha. 

Corominas afirma que el término melencha es de origen dudoso, posiblemente prerromano. 

Por su parte, el autor Calero sugiere que puede proceder de las palabras melena y mecha. 



Muchos de los vocablos recogidos son vulgarismos y eufemismos, especialmente las palabras que nombran las partes pudendas y las acciones consideradas ... escabrosas, pero existe también una cantidad muy importante de expresiones y palabras originales de nuestra tierra, algunas de ellas bellísimas y con un gran valor para los estudios lingüísticos. 

Este libro sería la primera obra dentro de un ambicioso proyecto al que yo he llamado Arca de Noé, que pretende rescatar del olvido la cultura de Cuevas de Velasco antes de que este pueblo pierda por completo su fisonomía y sobre todo su espíritu de pueblo antiguo. 

La presentación la realizará Esther Francés. Habrá también unas palabras por parte del autor. 

Después del acto, que será breve, ofreceremos un refrigerio a los presentes. 

El precio del libro es 10 euros. Si la venta dejase beneficios, estos se entregarán a alguna obra de restauración de la iglesia. 


miércoles, 18 de julio de 2018


               II JORNADA DE CUEVAS ABIERTAS 



Las cuevas-bodega de la villa de Cuevas de Velasco tienen prácticamente la misma antigüedad que el propio pueblo. Desde hace siglos se ha guardado en ellas el vino y en algunos casos servían también como jaraíz o lagar, para pisar la uva, y cocedero.  
Las cuevas, que en número de unas 60 o 70 se encuentran situadas en los alrededores del pueblo, se excavaron tanto en roca viva como en diversos materiales más blandos. A veces la misma roca sirve de techo para la cueva. En otros casos se han reforzado los pasadizos con bóvedas de yeso. 

La entrada suele formar un arco de medio punto, a veces ligeramente apuntado, de obra de mampostería con piedra irregular y deshechos de otras construcciones. Puede verse también algún arco de medio punto de buena factura. Excepcionalmente el acceso es más simple: un hueco al que se le ajusta una puerta. 



Varias de ellas tienen puertas viejas, reutilizadas, pertenecientes a otros recintos de las viviendas o corrales. No faltan diversas soluciones para cerrar la cueva, como el uso de viejas trillas o tableros adaptados. Y solo recientemente hay quien ha instalado puertas a medida, de buenas hechuras. 



La estructura de las cuevas es muy variada. Depende en gran medida de la hacienda de los propietarios. Así, encontramos cuevas de pequeñas dimensiones, apenas un espacio en el que alojar un par de tinajas de poca capacidad, pero también pueden verse algunas bodegas espaciosas con diversos pasadizos y oquedades. 

En Cuevas de Velasco se distingue bien entre dos conceptos: cueva y covacho. Mientras la primera es una construcción realizada por el hombre, el covacho suele ser una cavidad natural adaptada o mínimamente retocada para servir de cueva-bodega. 




Las cuevas forman parte del patrimonio arquitectónico del pueblo, pero poco a poco han ido perdiendo la utilidad que tuvieron en siglos pasados. De hecho, muchas de ellas se han lodado o arruinado debido al abandono. 

Sin embargo, hoy día, ya sea por el empeño en rescatar las viejas costumbres, ya porque algunas personas se empeñan en poner en valor lo viejo, se han arreglado muchas de estas cuevas. 



La Jornada de Cuevas Abiertas ya va por su segunda edición. Se ha convertido en un evento que se adapta perfectamente a los veranos de esta villa, que sabemos que tuvo un pasado muy relacionado con la viticultura. 

Amén de las tinajas, presentes en casi todas las cuevas, si es que no se destrozaron cuando cayeron en desuso, el mobiliario que suele formar parte de una cueva-bodega está compuesto por una pequeña mesa o algún útil que sirve como tal, algún asiento de sogueo, o bien el socorrido bolo, un candil, farol o almenara que en algunas cuevas siguen colgados ajenos a la llegada de las modernas técnicas de iluminación; cordajes y pellejos que servían para tapar las tinajas; garrafas y otros recipientes que se usaban para trasegar el vino desde el cocedero a la cueva; canillas, espitas, estopa…; un escobón; los vasos y jarras en los que se ofrece el vino a los invitados… Hoy se han añadido otros artefactos con el fin de embellecer las cuevas.




A pesar de que no hay un censo preciso, hablamos de unas 60 o 70 cuevas, varias de ellas derrumbadas o tapadas, sin contar los más de otros tantos sótanos que existen bajo las viviendas. 

Esta extraordinaria capacidad de almacenaje de vino respondió en su tiempo a una gran producción de caldos. Antes de la llegada de la filoxera, la producción de vino en Cuevas de Velasco, así como la calidad y el prestigio de este, fomentaron la viticultura llegando a convertirla en una de las actividades agrícolas punteras, junto con el cultivo del cereal. 

Cuentan los ancianos del pueblo que era habitual ver salir del pueblo reatas de mulos cargados con odres o pellejos henchidos de vino para la venta. 



Tras un largo periodo de abandono en el cual las cuevas fueron tomadas por los gitanos y los mendigos que visitaban el pueblo, ahora, con el arreglo y adecentamiento de los senderos de El Egido, y con este estímulo de la Jornada de Cuevas Abiertas, que con gran tino nos propone la Asociación de Vecinos, las viejas cuevas toman protagonismo de nuevo. La apertura al público, la visita y la degustación de caldos, por cierto, proporcionados por viticultores locales, es, sin duda, una magnífica ocasión para conocer las cuevas de nuestro pueblo. 

La presente edición se ha visto amenizada por la actuación del grupo Rondadores.

                                           Fotos tomadas del chat del pueblo.